El uso de Anestesia en Cirugia Plastica es un Procedimiento Seguro

Un tema que los pacientes no siempre valoran debidamente, es el de la anestesia en cirugia plastica, y por ello es importante informarse al respecto, no sólo para evitar sorpresas indeseables sino, sobre todo, para poder participar de un mejor modo en una cirugía programada.

Actualmente el campo de la anestesiología ha adelantado muchísimo y existe un control muy minucioso sobre el proceso, y el uso de anestesia en cirugía plástica considera de máxima importancia al anestesiólogo dentro del equipo quirúrgico. Sin embargo, para un resultado exitoso, el principal requisito previo es la información, cuidadosa y responsable, por parte del paciente, sobre todos los aspectos que el cirujano le va a solicitar, como son consumo de fármacos, licor, y cualquier otra sustancia que ingiera o haya ingerido hasta un periodo determinado antes de la operación, enfermedades que afectaron al paciente o su familia, condiciones físicas y otros temas más que deberán ser absueltos por el paciente con absoluta transparencia para permitir al anestesiólogo realizar su trabajo adecuadamente.

En términos generales, existen dos tipos de anestesia en cirugía plástica: la anestesia general y la anestesia local con sedación.

Cuando se usa anestesia general se elimina la sensibilidad y el dolor de todo el cuerpo, al bloquearse la comunicación entre el centro de procesamiento del dolor en el cerebro y el cuerpo. La anestesia en cirugia plastica considera el uso de anestesia general como un proceso delicado que debe tener en cuenta complejos factores. La dosificación y aplicación la realiza el anestesiólogo en coordinación con el cirujano, teniendo en cuenta cuánto durará la operación, edad y peso del paciente, la dolencia motivo del acto quirúrgico, entre otras consideraciones. El procedimiento generalmente incluye intubación, es decir, introducir un tubo en la tráquea del paciente a través del cual se administra la anestesia en forma gaseosa, siendo necesario asistencia respiratoria pues los relajantes inhiben la respiración pulmonar y el diafragma no funcionará.

El paciente estará dormido (inconsciente) y no tendrá ningún recuerdo del proceso. El anestesiólogo está presente durante toda la intervención quirúrgica para supervisar la reacción del paciente al anestésico, signos vitales, etc. Este tipo de anestesia en cirugía plástica sólo se usa cuando la intervención lo requiere por su complejidad o duración. Los posibles riesgos que acarrea se relacionan con una reacción alérgica al anestésico o problemas respiratorios. Para evitar la desviación de líquidos o sólidos del estómago hacia los pulmones (aspiración), es indispensable que el paciente no ingiera nada ocho horas antes.

La otra forma es la anestesia local más sedación. En este caso no se duerme al paciente, por el contrario, se elimina el dolor sólo de un área del cuerpo mientras que el paciente respira por sus propios medios de forma espontánea, pudiendo estar consciente o semidormido. La gran mayoría de las intervenciones con anestesia en cirugía plástica se realiza con esta modalidad que no tiene la complejidad de la anestesia general. Al despertar, el paciente no sentirá ningún efecto derivado de la anestesia.

El uso de anestesia en cirugía plástica es, hoy por hoy, muy seguro cuando se pone en manos de profesionales médicos con la preparación y experiencia necesaria para estas intervenciones. En todos los casos, es vital que el paciente siga las instrucciones del cirujano y del anestesiólogo y que colabore con ellos para un procedimiento exitoso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *