Una Cirugia Plastica Segura es un Beneficio para Todos

Día a día los cirujanos especializados y los foros de la especialidad hablan de una cirugia plastica segura, pero cuando leemos en los diarios o escuchamos en la radio o la televisión de un paciente de cirugía plástica con graves daños o con un resultado fatal, pareciera que no es así. ¿Qué pensar? ¿A quién creerle? El tema es fundamental porque donde la vida humana está de por medio lo importante no es la cantidad de personas afectadas, sino que nadie debiera serlo.

Sin embargo día con día las noticias nos repiten el mismo cuadro: tratamientos para aumentar el busto, los glúteos o la boca que son realizados por personas sin licencia ni título en la especialidad; operaciones quirúrgicas llevadas a cabo en pseudo clínicas que con precios bajos convencen al público que se entrega confiado sin darse cuenta del grave peligro que está corriendo; personas que no tuvieron la atención debida en su periodo postoperatorio y además de sufrir consecuencias nefastas no tiene ni a quién reclamar pues el supuesto cirujano no es ubicado y no está registrado en ninguna parte. Todos queremos una cirugia plastica segura y ese es un tema que requiere un cuidadoso análisis.

La mala práctica de la cirugía estética es alarmante pero es un problema de muchos lados. Necesita, por una parte, de profesionales íntegros que contribuyan con su práctica honesta y capacitada a la difusión de los valores de la cirugía plástica segura pero también, de otra parte, se necesita consumidores exigentes, responsables, preocupados por conocer sus derechos, riesgos y posibilidades, antes de decidir, y al hacerlo, priorizar la seguridad antes que el mero costo monetario. No debemos dejarnos estafar con el anzuelo de precios muy bajos y publicidad engañosa, que en lugar de darnos una oportunidad de vida puede estar poniendo en grave riesgo nuestra salud y nuestra vida.

Como consumidores, si desea una cirugía plástica segura debe:

1. Averiguar sobre cirujanos que realicen la intervención que busca, preguntar a familiares o amigos, profesionales de la salud que tengas cerca (médicos, enfermeros). Si quieres una cirugía plástica segura no te bases en la publicidad.

2. Revisar sus credenciales y experiencia, constatar en las sociedades de la especialidad en el país, etc. Verificar que tiene años de experiencia y una capacitación rigurosa en el área de tu intervención no es una garantía total, pero mejora tus probabilidades de una cirugía plástica segura.

3. Elegir dos o tres y decidir entre ellos después de una entrevista. Compara sus capacidades, experiencia y servicios. Quien brinda una cirugía plástica segura también ofrece una atención responsable y comprometida. Evalúa cómo responden a tus preguntas y cuánta información te brindan. No te avergüences de preguntar, es tu derecho y una muestra de responsabilidad.

4. Cuando hayas elegido un cirujano, para que tu intervención sea una cirugía plástica segura debes hacer un presupuesto completo con todos los costos que involucra tu intervención (desde los exámenes previos hasta el postoperatorio, incluyendo al cirujano, los otros profesionales que participarán en la operación, la medicina, vendajes u otros materiales, etc.) de modo que todo esté en orden y cubierto. En la clínica te pueden orientar para que incluyas todos los costos.

Una vez que creas que estás preparado, visita al cirujano y planifica tu operación de cirugía plástica segura, siguiendo cuidadosamente las indicaciones de tu médico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *