Cirugia Plastica de Cuello, una alternativa mas para lucir joven

Con una cirugia plastica de cuello se podría recuperar las formas y suavidad que solía tener. El paso de los años suele sorprendernos, sin darnos cuenta perdemos la tersa y suave piel que teníamos en nuestra juventud, se producen arrugas, y exceso de tejido. El cuello es a menudo uno de los talones de Aquiles de una persona adulta. Le aparecen bandas que son como cuerdas que parten de la zona superior de él y llegan hasta cerca de la clavícula. Para mejores resultados esta cirugía puede ser combinada con una cirugía estética de cara

Previo a la cirugía plástica de cuello, el cirujano debe valorar la cantidad de piel, su textura y grosor, luego como las líneas horizontales y la existencia de cicatrices. Además estudiar la proyección del mentón, puesto que en el 85% de los casos se precisa colocar un implante que ensanche la mandíbula, lo que permite definir el cuello mucho mejor. Con respecto a las incisiones existen algunas variaciones dependiendo del paciente, y según la técnica personal del cirujano plástico. Algunos efectúan una pequeña incisión bajo el mentón en la línea media del cuello. A través de ella se trata la parte central de éste.

El Proceso Quirúrgico de la cirugía plástica de cuello se inicia con la desinfección de la zona, y se infiltra la solución anestésica que contiene además adrenalina para evitar el sangrado. Luego se realiza una incisión por debajo del mentón y se despega toda la piel de la zona intermedia hasta llegar a la región tiroidea. Se reseca la grasa sobrante así como las fibras del musculo plastima en el momento que éste forma grandes bandas colgantes en el centro del cuello. Luego se sutura en forma de corsé. Se abre por detrás de la oreja y se conecta el despegamiento de la piel con la parte central. Se coagulan los vasitos que sangran para evitar que se produzcan hematomas. Se despega el sistema muscular que se ha descolgado y se coloca de nuevo en su sitio. Si hay exceso de grasa se extrae mediante liposucción. Finalmente se recorta, una vez estirada, la parte de la piel sobrante.

En el Proceso Post Operatorio de una cirugia plastica de cuello, se suele colocar el vendaje de cuello, se debe sujetar para evitar formación de hematomas. No obstante es inevitable pasar por una serie de molestias postoperatorias que irán desapareciendo poco a poco. Entre las molestias más habituales son la aparición de unos bultos a cada lado del cuello, por debajo del lóbulo de las orejas.
La hinchazón del musculo esternocleidomastoideo es normal. Tras la cirugia estetica pueden formarse algunos morados y una cierta inflamación en la zona del mentón debido al implante. La parte central del cuello, suele notarse algo endurecida, e incluso puede llegar a abultarse un poco. Esto es debido a la doble sutura que cierra las bandas musculares.

El tiempo de recuperación habitual después de la cirugía plástica de cuello oscila entre dos y tres semanas, en algunos pacientes los morados y la hinchazón prácticamente han desaparecido a los cinco días. Lo mejor es maquillarse para disimular los hematomas, utilizar corrector para las cicatrices que están rojas y algo de color para las zonas un poco abultadas. La cirugía estética de cuello puede presentar las mismas complicaciones que la cirugía estética de cara. Y el posible riesgo de una desviación del mentón en aquellos casos en que ha sido necesario colocar un implante. Si esto ocurre, la solución es establecerlo nuevamente en su lugar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *