El material más usado en implantes mamarios: silicona

Si usted está interesada en cambiar la forma, el tamaño o la consistencia de sus senos, sepa que la mamoplastia de aumento es, después de la liposucción, la operación de cirugía plástica estética más solicitada. Si ya ha decidido realizarse una operación para recibir prótesis que le permitan tener el busto anhelado, es importante que conozca las alternativas y elija la que le parezca más adecuada, siempre de acuerdo con su médico, con quien puede discutir las diferentes opciones, entre ellas el líder en implantes mamarios: silicona.

Si los senos se han descolgados por la edad o los embarazos, es necesaria una evaluación especial para determinar el procedimiento particular a seguir, especialmente en el caso de recibir implantes mamarios de silicona, pero fuera de ello, casi toda mujer, en términos generales, puede someterse a una mamoplastia u operación para aumento de busto, siendo las más idóneas aquellas que no tienen sobrepeso y cuyos senos son pequeños o han sido afectados por cirugía (en el caso de la mastectomía).

La técnica quirúrgica básica consiste en insertar una prótesis en el seno, sea bajo la glándula mamaria o bajo el músculo pectoral. La incisión puede variar: alrededor del pezón o areola, en el pliegue bajo el pecho o en la axila, en todos los casos la cicatriz quedará casi invisible. Las prótesis pueden ser de solución salina o implantes mamarios silicona. El tamaño, medido en centímetros cúbicos, dependerá de la contextura de la paciente y su deseo particular. En el caso de los implantes mamarios de silicona éstos pueden ser texturizados o lisos. Los últimos sólo pueden usarse bajo el músculo pectoral, y los texturizados pueden colocarse por delante o por detrás del músculo pectoral.

En cuanto al relleno de los implantes mamarios, silicona es el material más usado, sin embargo este gel puede ser blando o cohesivo. El primero no tiene una forma definida y es más natural, pues se adapta a la dinámica del seno. El gel cohesivo, en cambio, tiene una forma establecida que no cambia. Sin embargo, si el implante de gel blando se llegara a romper, la silicona sale fuera de la prótesis hacia el interior del bolsillo en el que se aloja o se desplaza por la zona, aunque esto no representa una amenaza a la salud. Si el implante cohesivo se rompiera, no se produce migración del contenido pues es de mucha mayor consistencia. Los implantes de gel cohesivo vienen en tres tipos, con grados en cuanto a la suavidad al tacto.
Tratándose de intervenciones quirúrgicas, es imprescindible que se ponga en manos de un cirujano plástico calificado y con amplia experiencia en el procedimiento de implantes mamarios de silicona, quien le ordenará realizar diversos exámenes médicos para evitar una complicación durante la intervención o posterior a ésta. La minuciosa evaluación de cada paciente es de vital importancia para un resultado óptimo, tanto en cuanto al objetivo estético deseado, como en cuanto a la total recuperación.

Es importante tener presente que no existen implantes mamarios de silicona que duren por siempre y deberán ser reemplazados en un tiempo prudencial. Para no tener complicaciones antes por envejecimiento natural del implante, por ejemplo, la paciente debe pasar consulta anualmente de forma que su cirujano supervise que no existan desplazamientos o rupturas. También deberá informar al profesional, en el caso de someterse a una mamografía, para que tome las medidas correspondientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *